lunes, 1 de septiembre de 2014

Raid Itera Gales. Cronica 1.0

Después de llevar un montón de tiempo sin escribir en este blog, pienso que la experiencia que hemos disfrutado en Gales con el Raid itera merece ser contada. Si no escribo mucho en el blog es porque ya hay demasiadas historias de deporte más interesantes y de mejores deportistas que yo por ahí, para saturar a los lectores (amigos y conocidos). Pero esta vez la experiencia creo que lo merece, por inusual y porque seguro que a la gente del mundillo que me conoce y que no tiene la suerte de poder disfrutar de una experiencia así, igual le interesa, aunque sea por curiosidad y porque seguramente esté pensando en asumir un reto así, en el que tantas dudas te pueden asaltar.
Vamos allá!
Al finalizar la temporada pasada y ver el progreso de la gente del club, al ver tanta gente nueva con ganas, buena preparación y buenos resultados después de una buena experiencia en el raid de Aveyron, pensamos que era el momento de intentar afrontar un raid de series mundiales. Después de reunirnos se decidió hacer un equipo para correr en Arán y otro que acudiera a Gales en el que inicialmente íbamos a participar Balseiro, Felipe, Paula y yo. Empezamos a trabajar y a entrenar para esta carrera, a reunir los apoyos necesarios y empezar a centrarse un poco para prepararlo todo, pero el deporte tienen imprevistos con los que no cuentas y las cosas no salieron como pensábamos. Balseiro empezó a tener problemas en una rodilla y después de hacerse las pruebas médicas descubrió que tenía el menisco de su rodilla roto además de una fuerte contusión en la rodilla debida a la carga encima de la rodilla que requiere una operación quirúrjica. Después de barajar todas las posibilidades decidió dejar el proyecto como corredor, ya que no veía la rodilla con garantías, pero como compañero de equipo no lo abandonó y nos ayudó en todo momento tanto con el material, organización de viaje y sobre todo estando pendiente en todo momento de lo necesario para correr, más incluso que si fuera él. Tocaba buscar sustituto. Después de pensarlo entre todos, queríamos correr con alguien de la máxima confianza y que tuviera ganas y después de hablar con algún compañero el que asumiría el reto sería Tono Abal. Ya corrió con nosotros en dos raids de liga gallega y forma parte del club Gallaecia, un corredor con un potencial físico tremendo y que nos dejó muy buenas sensaciones en estas carreras a nivel personal y como compañero. Lo que más nos gustó fue la rápida respuesta, las ganas de ir y la ilusión con lo que lo cogió. Es una motivación para todos correr con gente con ganas.
Pero aquí no se cerraba el equipo. Nuestro otro equipo que competiría en Arán se encontraba sin componente femenina para correr, y después de consultar mucho para encontrar chica, no lo consiguieron. Como última solución decidimos que fuese Paula, a la que queríamos reservar para Gales. Aunque nada aconsejaba que fuera a este raid, la decisión la tenía ella, que decidió ir por echarle una mano al equipo y por disfrutar de esa experiencia con compañeros con los que le apetecía mucho volver a correr. Y al final, debido a lesión el equipo no pudo acabar la prueba. Decidimos reunirnos para hablar con ella y decidimos entre todos, pero sobre todo ella, que era la que tenía que verse en condiciones de hacer algo todavía más duro en que Arán, con el doble de horas de carrera y en un clima todavía más extremo, que lo mejor era no arriesgarse. pues solo contábamos con un mes y todavía no estaba recuperada de su cuádriceps.
Y ahí entró la 4ª componente del equipo Vero. Vero es una corredora joven,  con un gran potencial, con muy buenos resultados en los últimos dos campeonatos de España y en carreras en Galicia. Además contaba con la experiencia de la carrera que corrió en Abril en Turquía. Las referencias eran muy buenas. Hablamos con ella y su respuesta fue muy rápida. Acogíó el reto con mucha ilusión. Fantástico. Ya tenemos equipo completo y todos motivados a tope con el mismo fin y objetivo. Acabar la carrera y hacerlo lo más dignamente posible. Es una carrera de series mundiales, el nivel será máximo y tenemos poca experiencia. Es la primera vez que corremos todos juntos, y hay muchas cosas que aprender. Así que vamos con muchas ganas pero con los pies en el suelo.
Así que empezamos a entrenar juntos y a preparar todo! Que locura!!
Hacía ya unos 5 años que no participaba en un raid non stop, de tantas horas, tantos días, tanto esfuerzo logístico de preparación previa, y no me refiero al entrenamiento, sino al material, viaje, organización de este material, conseguirlo y en algún caso aprender a utilizar, cosas que piden por temas de seguridad.
El listado de material que tenemos que utilizar en este raid y que la organización nos exige es especialmente largo. Estamos hablando de un raid de 5 días con sus 5 noches. Bicicletas, cascos homologados para kayak, escalada y ciclismo, luces y sus baterías, bastones, zapatillas, palas para kayak, trolleys para transportar kayaks, bolsas de emergencia, comida, y un largo etcétera.
Una vez colocado todo el material para empacar y embolsar, surgen las primeras dudas. ¿Como voy a meter todo esto en dos maletas? ¿Entrarán las bicis? Parecía que nos íbamos de casa para siempre.

Una vez empecado y colocado todo (no sin esfuerzo) de repartido el material entre todos para ajustar los pesos y que no nos cobraran sobrepeso iniciamos nuestro viaje Coruña, Heathrow, Heathrow, Cardiff. 
En Heathrow nos esperaba el señor Simon O´Connor, que es cuñado de Balseiro, que nos acompañó hasta el bus hacia Cardiff, con toda la amabilidad del mundo y que lidió con los conductores de bus para que no nos cobraran sobrepeso por llevar todo aquello. Muchas gracias!!
Una vez en Cardiff, la organización nos vino a buscar a la estación, recogieron nuestras maletas y nos las llevaron a la universidad, donde teníamos nuestras habitaciónes. Mientras fuimos a cenar a donde sería nuestro centro de operaciones en Cardiff, el "príncipe de Gales". Pub-Restaurente galés donde podíamos comer comida decente a un precio bastante bueno y donde servían unas pintas muy bien echadas, de las cuales no abusamos antes de la carrera pero que no nos cortamos después, jejeje. 
Y mientras preparábamos los petates para la carrera, pasaba el tiempo, nuestras tareas eran preparar comida, bolsas de corredor, bolsa de equipo y cajas de bici, que la organización nos transportaría a los puntos de asistencia. Nada más. Ninguna asistencia más. Nosotros nos encontraríamos en las transiciones con estas bolsas y cajas. Tal y como las dejamos. No hay asistencia externa. Estamos hablando de una carrera Non-Stop de 650 kilómetros donde prácticamente no dormiremos en 5 días y 5 noches completas, sin paradas. Nadie nos asistirá, si queremos dormir o cambiarnos o comer comida caliente nos tenemos que buscar la vida. La organización lo único que nos facilitará es café y agua caliente y fría. Gracias a esta agua caliente pudimos comer algo de comida caliente durante estos días, pues llevábamos sobres con comida liofilizada, que nos supieron a gloria, después de tanta barrita, fruto seco y comida de asimilación rápida que llevamos en carrera.
Y entre unas cosas y otras nos plantamos en la prólogo. Se trataba de un recorrido sin orientación en la bahía de Cardiff, donde tendríamos que correr 5 kilómetros, llegar al centro de deportes acuáticos de Cardiff, donde una pista de aguas bravas artificial nos esperaba y otros 5 kilómetros más a pie.
Al tiempo que hiciéramos en esta prueba se le restaría el tiempo del mejor equipo y se multiplicaría por tres. Esa penalización es la que llevaríamos para la carrera.
Decidimos salir a un ritmo fácil, sin machacarse para no salir muy machacado a lo que realmente importaba que eran los 5 días non stop, pues si los primeros nos metían 10 mínutos sería 30 minutos de penalización que en un raid de 5 días no es nada. 
Allá vamos, dan la salida y empezamos al trote. Los equipos que venían de favoritos a la carrera Adidas Terrex, Haflofs Silva, Sweco, salieron a tope y pronto nos sacaron unos 200 metros en el trote hacia las aguas bravas, pero a medida que fuimos calentando las piernas, vimos que así casi sin querer íbamos aumentando el ritmo y pasando equipos, así que se nos calentó la cabeza y empezamos a darle duro, hasta empezar a remontar y llegar a los kayaks con el primer equipo Adidas Terrex. Y ahí fue nuestro primer experiencia de pardillos y el no conocer el idioma. En teoría teníamos que prepararnos dos y salir al kayak hacer el recorrido y los otros dos mientras se preparaban y nos daban el relevo. Pues no, cuando nos disponíamos a salir, nos dicen que aunque vayamos primero dos, los otros dos tienen que estar listos y cambiados. Así que Felipe y Vero que iban en el segundo relevo tuvieron que ponerse a toda prisa los chalecos, cascos, montar las palas mientras una restra de equipos nos adelantaba!! No controlar el idioma de todo tiene estas cosas! Y allá salimos Tono y yo. Después de sortear el circuito no con alguna eventualidad (cerré mal la pala y se me movía), llegamos al final del recorrido. Pero claro nadie nos dijo que había una baliza que picar antes de acabar, o no lo entendimos, así que nos saltamos el sportident donde había que picar la baliza que estaba señalada con un cartel en inglés que decía que había allí un punto de control. Allí descubrimos que en esta carrera no habría balizas, esos cubos de color blanco y naranja que sirven para marcar los puntos de control en las carreras de orientación. En esta carrera solo habría sport-ident colgado de un cable de acero remachado, lo que haría difícil encontrar los puntos de control en la niebla, aunque eso lo contaré más adelante. Después de retroceder picar la baliza, que nos adelantara algún equipo más y dar el relevo a Felipe y Vero, estos completaron el recorrido de kayak, así que una vez todos fuera del agua y ya con la tensión de competir, empezamos a darle a tope hasta el final, consiguiendo adelantar a varios equipos y terminar sextos de la prólogo a unos 4-5 minutos de los primeros. Pese a las pardilladas no estuvo nada mal. Nos fuimos contentos, pensando que podríamos hacer el prólogo con los de delante de todo, pero también éramos conscientes de que una posición de disputar el raid no era real, pues el terreno, la tecnicidad del raid no tendría nada que ver, con ese mini duatlón de 50 minutos y que nuestra carrera empezaba dos días después, además de que los equipos expertos dominan todos los factores mucho mejor que nosotros y la experiencia en este deporte no es un grado, son seis o siete.
Bueno, llevo un rato largo escribiendo y veo que ya he puesto un tremendo tocho. Como ya se que por si ya es algo aburrido, no voy a escribir más por hoy, publico esto y seguiremos mañana o pasado con el resto de la carrera. Menudo tocho! Váis a acabar del Raid Itera hasta los... jejeje



3 comentarios:

  1. Nada... dalle á segunda parte cando queiras jajaj a ... Saudos

    ResponderEliminar
  2. Cortito, cortito, hay que explayarse más!

    ResponderEliminar
  3. Buen inicio de crónica, espero el siguiente capítulo, un abrazo!!

    ResponderEliminar